Renovando vehículos – Parte I

¿Hay algo que haga más ilusión que estrenar silla nueva? Seguramente sí, mil cosas más. Pero lo de la silla hace mucha, al fin y al cabo estás cambiando de vehículo. En esas estoy ahora. Después de dos añitos con mi querida Küschall Compact del Hospital (más conocida entre familiares y amigos como La Ponderosa) estreno silla ligera y…¡vaya gusto!

Cuando sales del Hospital de Toledo, aparte de salir sabiendo muchas cosas sobre Lesión Medular, más recuperado y con una familia; también sales equipado con una silla de ruedas, un cojín antiescaras y, a veces, una tabla de transferencias, que resulta muy útil, sobre todo al principio, cuando no dominas muy bien eso de pasarte al coche o a la cama. Y, la verdad, es que es una atención que se agradece muchísimo. Para mí, desde luego, impagable. El mundo de los productos ortopédicos es un mundo muy caro. Pero MUY caro. De hecho, a veces creo que me ha dado algún amago de infarto consultando precios por Internet. Por eso, salir de allí equipada para hacer frente a una primera etapa donde los gastos se cuadriplican debido a tener que cambiar o hacer obras en casa, adaptar vehículos, hacer frente a un porrón de medicinas, etc…pues es un alivio. Pero llega un momento en que necesitas renovarte, ya que la silla del hospital pesa mucho y cuando te conviertes en una persona más activa tirar de 25 kg todos los días se hace un poquito “pesado”. La quieres y te salva la vida, pero aún así, es una silla que no puedes usar, por ejemplo, para meter y sacar del coche a diario. Por poder, se puede. Ya me hizo hacerlo mi querida María Eugenia en el Hospital y, aunque no morí en el intento…¡¡fue bastante odisea!!-.

Pasados ahora dos años, con la economía más solvente y la espalda un poquito destrozada…¡tengo silla nueva! Se trata de un modelo de la marca “Ki mobility”, modelo “Tsunami”. Como es la primera silla que me compro y, la verdad, no estoy muy puesta en el mercado sobre tipos o materiales, me dejé aconsejar por quienes trabajan en ortopedias o llevan muchos años en silla y se las saben todas. De hecho, no tenía ni idea de esta marca. A la hora de comprarla, quería que cumpliese dos requisitos

-que fuera ligera, pero tampoco ultra ligera. Soy muy bestia para llevar algo muy liviano, no me siento aún preparada jeje.

–que no fuera un despropósito en el precio, pero que tampoco fuera mala. Una cosa intermedia.

De ahí surgió la recomendación de la Ki Mobility. Es el modelo más sencillo de todos: con ruedas normalitas, guardabarros de plástico duro, negro mate…¡pero está muy bien! Tiene un diseño muy bonito y el chasis rígido. No llega a los 2000 euros, cosa que se agradece y es muy cómoda. Con ésto de serie, las próximas inversiones serán: respaldo duro, guardabarros de fibra de carbono (si se pueden poner) y unas ruedas más consistentes, aunque las que lleva actualmente están muy bien. Eso es lo bueno que tienen estos productos, que puedes ir customizando a tu gusto con el tiempo…aunque muy poco a poco, por lo que os decía del precio.

Voy a echar de menos muchas cosas de La Ponderosa, como el bolsillo trasero para llevar cosas –también conocido como el mágico bolsillo de Doraemon…creo que he llegado a sacar un dinosaurio-, los reposabrazos que, aunque me digáis que son de vieja…¡me encantan! Porque puedes hacer pulsiones súper altas, hacer ejercicios de tríceps en cualquier lugar (jijiji) y son muy cómodos en los conciertos para apoyarse y repanchingarse. Y aunque ahora vaya a usar la Ki, a la Küschall también la he llevado al taller para ponerla guapa y arreglar lo que estaba jorobado para tenerla ahí cuando me haga falta (en un concierto, por ejemplo…jejejejejejeje).

Siendo sincera, estoy un poco asustada de que me haya equivocado. ¿Debería haber comprado otra más ligera? Son 13 kg de silla para meter en el coche…pero hablando con varios conocidos, sus sillas pesan lo mismo y la meten y la sacan sin problema unas 6 veces al día. Me quedo más tranquila, porque como me decía M. Eugenia…paso del 0 al 100 en un minuto. A la primera no me sale y a la segunda me pongo tozuda y lo hago. De momento, me toca volver a hacer un poco de terapia para acostumbrarme y aprender ciertos hábitos cotidianos.

Ahora…a disfrutarla

Captura de pantalla 2015-03-15 a las 11.52.38

Aquí voy equipada con la silla nueva y el Batec. Y, no me negaréis, que molo mogollón jejeje. Me siento poderosa…como Merkel.
PD: No es Berlín, es la réplica que hay en el Parque Europa de Torrejón de Ardoz jiji.

Anuncios

8 respuestas a “Renovando vehículos – Parte I

  1. Pues yo te recomiendo que lleves la silla mas ligero posible.
    Sillas de 6 o 8 kg, todo lo que lleves de mas, es como si llevases una mochila cargada de piedras, para que
    desplazarlas todo el día.
    El respaldo rígido fundamental, si no con el tiempo la tela se comba, y hay dolores lumbares y retroversiones
    Pélvicas .
    A mi me gusta mucho,el Jay Carbono.
    Saludos

    1. Gracias Ignacio!!! La verdad es que ese era mi miedo. Cuando la pedí no contaba con empezar a conducir tan pronto, y ahora me pesa el no haber cogido algo más ligero…pero bueno, para la siguiente. Lo del respaldo fijo que es lo próximo, porque de la otra silla acabé muerta…me apunto el que me dices.

      Mil gracias por comentar, todo consejo es bienvenido!!

  2. Yo estoy pensando también en cambiar de vehículo lo que incluye además la Batec para poder desplazarme con más autonomía , quizás me puedes dar el dato de donde la compraste, en eso estoy perdida.
    Un beso.

    1. Angelina, qué alegría verte aquí escribiendo!!! Yo fui a Ortoayudas, la ortopedia que está al lado del metro de Aspaym. Allí te pueden asesorar, te dejan probar la silla…y, además, como distribuyen allí lo de batec también tienen uno para que lo pruebes. Ya me dices si te pasa! Un besitooo

  3. ¡Enhorabuena! Ahora a destrozarla del uso que le vas a dar. Batec y Virginia van a ser conceptos (ya, ya sé que no eres un concepto pero…) unidos para mí a partir de ahora. Otros somos más clásicos, ya sabes. Besos

  4. Ya era hora!!!! Jejeje. Yo a los pocos meses de estar en mi ciudad me fui a conocer a na chica con una lesion parecida a la mia (C6) y lo primero que me dijo fue lo de los posabrazos y acto seguido que cambiase ya el muertos de silla. A mi me gustaba porque asi, al empujarla, hacia mas ejercicio. Mire por internet y me decidi por la Kurshal Champion, mas que nada porque es plegable y ocupa menos sitio en el coche. El cambio fue BESTIAL!!!!. No pesa!!! Como gira!!! Que comoda!!! Llevo con ella desde el 2011 y solo le he adaptado delante unas ruedas mas grandes, que no le cabian, por el tema de los baches y las pequeñas grietas donde se atascan las ruedecillas. El Batec es un gran invento pero yo prefiero empujar la silla y si me encuentro con algun inconveniente echo mano del primero que pase por alli que siempre te ayudan. Bueno niña, me alegro de tu nueva silla y un besazo desde Malaga.

    1. Jajajajaja, siiiiii, ya era hora!!!!! La champion fue mi primera opción, estoy super contenta con la compact del hospital, pero luego me enseñaron ésta y me venía mejor de precio y también me gustó. A ver con el tiempo…jaja. Un besito, Fernando!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s