De libros va la cosa

Hoy es el Día del Libro y, aunque hoy no traigo fotos, si que me gustaría dedicarle una entrada. Siempre he sido una chica muy lectora. Era coger un libro que me enganchase y creo que no me duraba ni cinco días. De esto que las horas se pasan volando y, para ser sincera, también se me pasaba alguna que otra parada de metro por meterme tanto en la historia. Sin embargo, a raíz del accidente, todavía no me he puesto a leer un libro. Tengo como un bloqueo mental que me impide sentarme relajada a disfrutar del placer de leer. Pero, por otra parte, le he cogido el gusto a escribir aquí para que otros, vosotros, me leáis. Ésto me ha dado por pensar que, a raíz de un suceso traumático, una vía de escape es la de canalizar tus sentimientos a través de la escritura. Descargas todo lo que llevas dentro de ti: ira, rabia, anécdotas, logros, bajones…y, entonces, es como liberarte de esa carga que te martillea la cabeza y te quedas, por decirlo de alguna manera, en paz contigo misma. Los fantasmas se alejan, te dan una tregua. 

Lo he podido observar en personajes público como Silvia Abascal, Irene Villa, Teresa Perales o María de Villota (a pesar del amargo final de su historia…). Y menciono éstas que son las primeras que se me vienen a la cabeza, pero seguramente tendremos ejemplo para dar y tomar. Todas tienen en común un episodio traumático que las ha lanzado a volcar su vivencia en un libro, siempre con mensajes positivos, que son los que dan fuerza a las personas para seguir adelante. Yo no tengo tanta proyección como para lanzarme a la piscina y escribir uno, pero en mi interior sí que me haría ilusión en un futuro poder lanzar algunos ejemplares con mis fotografías, lo que hay detrás de ellas y, en general, lo que hago en este blog pero condensado entre las tapas duras de un libro. Mientras tanto, aquí sigo, contando mis experiencias y reflexiones en laweb, que además, poco a poco, están consiguiendo que el dique que hay en mi cabeza vaya rompiéndose y ese bloqueo mental vaya desapareciendo. 

Con esta reflexión os dejo, esperando que halláis disfrutado de un día entre libros y renovando las historias de vuestras estanterías 🙂

Como curiosidad os pongo el peculiar árbol de navidad que hice las navidades del 2012 (para que no quede tan sosa la entrada jeje). Cogí varios libros de mi estantería y los monté en una pirámide a modo de árbol. Además, los adorné con bolitas y cinta…me gustó mucho como quedó. A mí que siempre me ha gustado lo original, me sentí muy orgullosa de la tontería ésta jejejejeje. 

Imagen

Actualmente los libros que tengo en casa son todos técnicos, a ver cuando puedo traerme la súper colección (que no sé donde voy a meter) de mi antigua casa…

Imagen

Anuncios

3 respuestas a “De libros va la cosa

  1. Cuando salí del hospital intenté entender el proceso que había seguido pata asumir y aceptar lo que me había sucedido. Durante mi estancia en él no leí nada porque no quería que ese proceso fuera mediatizado por nada ni por nadie. Pero al salir me dediqué a leer bastante sobre personas que habían pasado por experiencias traumáticas y que habían sido capaces de aprovecharlas para crecer y seguir adelante. Hubo bastantes lecturas pero me voy a permitir citar dos. Una es El hombre en busca de sentido de Victor Franck, psiquiatra fundador de la logoterapia y que cuenta en este libro como fue capaz de superar su internamiento en los campis de concentración nazis donde perdió a tida su familia. Y el segundo lo has citado tú y es el libro de Silvia Abascal, Todo un viaje.
    Son dos de muchos pero me sirvieron para entender que lo que hice no fue nada que no se hubiera hecho antes y que las armas con las que me enfrenté a la lesión fueron las mismas que antes fueron utilizadas por estas dos personas y por otras muchas en situaciones semejantes en cuanto al trauma que supuso en nuestras vidas.
    Un abrazo

  2. Cuando yo me recupere de mi “bomba de relojeria en la cabeza” tampoco me apetecia mucho leer, sin embargo el de Silvia Abascal, Todo un viaje, lo debore. Me sentia identificada en muchas cosas y ese optimismo me contagio. A pesar de los malos momentos siempre pensando en positivo. Asi que nunca es tarde, se te da genial escribir y que decir de la fotografia. Animo y consigue lo que te propongas. Besis guapa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s