Entre las callejuelas de Córdoba

La entrada anterior la dediqué entera a la Mezquita y esta se la dedico a Elena, ex-compi de Toledo y que va a conocer Córdoba también 😀 De primeras, creo que fuimos a escoger una de las ciudades menos adaptadas (bueno, hablo del casco histórico, que es por donde nos movimos siendo turistas jejeje)…se puede decir que hicimos turismo inadaptado jajaja. Pero, la verdad, me encantó. Obviamente, es una ciudad con muchos siglos de historia y  es uno de los encantos principales de esta ciudad, si nos ponemos a adaptar absolutamente todo se rompería esa tradición. No obstante, creo que se ha mirado bastante por las personas con movilidad reducida y en los monumentos principales, algunos bares y comercios se han esmerado en proporcionar rampas de acceso, montacargas y hay algún tramo es totalmente peatonal, donde el suelo es liso y la espalda se relame ante tan buena superficie…jajajaja. Pero las calles, como en cualquier ciudad histórica, son de suelo empedrado; para acceder a los sitios es siempre por escaleras o super mega escalones…vamos, que necesitas que te ayude alguien constantemente, ya sea para subir los escalonazos, para pasear o para mandar a tu acompañante dentro de las tiendas a las que no puedes entrar para que pregunte o mire si hay X producto (jijijijiji…). Acabas con la espalda echa un cristo. Pero, a pesar de todo…es una ciudad maravillosa. Y también es terapia enfrentarte ante estos obstáculos: perder la vergüenza a pedir ayuda, ver cómo puedes moverte por este tipo de calles y, sobre todo, que puedes seguir viendo lo bonito del mundo a pesar de la silla. Siempre hay solución para todo, te las ingenias y punto. No voy a negar que tuve mi punto de bajón. Cuando has viajado anteriormente y ahora te ves tan limitada,  la ansiedad y la frustración se apodera de ti…pero después de un rato de angustia te das cuenta de la suerte que tienes poder seguir haciéndolo y vuelves a disfrutar de nuevo.

Sin meter más rollo, nos alojamos en el hotel Exe Conquistador (pillando una buena oferta jejeje) porque vimos que era uno de los más adaptados y estaba genial. La habitación amplia y el baño con todas sus adaptaciones…y secador bueno. Eso me hizo especial ilusión…no era un secador de esos que parece el tubo del aire acondicionado…no, era uno como el que se tiene en casa y con mucha potencia. A ver, parecerá que estoy loca por darle importancia al secador jajaja, pero es que siempre he viajado con el mío en la maleta (más la plancha del pelo) y no me cabía casi nada…y ahora al viajar tengo que llevar el doble de equipaje, así que al proporcionarte el secador en el hotel me resulta uno de esos pequeños placeres de la vida…jajaja. En fin, que si conseguís una buena oferta es muy recomendable. Sino, hay muchos más, pero como era el primer viaje a solas con mi novio y aún estoy “tiernecita”, preferíamos apostar por algo que nos diera seguridad en las adaptaciones. Además está enfrente de la mezquita, así que sales y tienes unas vistas preciosas jejeje.

Durante esos días comimos en sitios muy chulos, como La Salmorejería o La Flamenka. Y otro que no tengo fotos y se me ha olvidado el nombre, pero aparte de estar buenísimo, estaba totalmente adaptado por dentro…pero no tiene pérdida, tiene un patio-terracita adjunto y está enfrente de un salón de té. Me gustaron todos, pero La Flamenka, aparte de sus camareros que eran super graciosos y cercanos, la comida estaba que te mueres, el sitio estaba adaptado y, además, no era caro.


A mí el Salmorejo no me llama la atención, pero este de arriba me supo de lujo. Y abajo, un wok de verduras con pollo que….creo que tardaré en olvidar su sabor…¡DELICIOSO!…jajaja. 

En la Salmorejería tuvimos que hacer malabarismos para entrar, y es que resulta que para facilitarme el acceso a una mesa había que bajar dos escalones…pero ¿dos escalones van a impedirnos saborear unos flamenquines? ¡NO! Siempre hay alguien dispuesto a ayudar, lo que se agradece. El sitio era muy chulo, y su especialidad son salmorejos pero de sabores…poco comunes jejeje. Comimos bien, pero me sigo quedando con La Flamenka. Pero como experiencia no estuvo nada mal.

Aquí podéis ver el escalón terrorífico de entrada y la decoración del sitio. Como digo, la experiencia estuvo chula, pero creo que optaría por otro restaurante la próxima vez porque me da un poco apuro montar el numerito de subir/bajar escaleras.

 La lista de Salmorejos es curiosísima y la comida estaba de requetechupete ^^

 Y el último sitio que visitamos, estaba totalmente adaptado. Para entrar hay un escalón, pero si lo pides te ponen rampa de acceso. Después el local por dentro tiene rampa para ir a los aseos y es espacioso. Además, puedes tapear o tomar raciones que, sinceramente, pedid medias raciones, porque son EXAGERADAS. Pero riquísimas. A muy buen precio 🙂 y el local era muy bonito. Se accedía por rampa desde dentro a un patio al aire libre muy acogedor, pero como hacía fresco no pasamos. Pero no recuerdo el nombre ¡¡¡¡y me da mucha rabia!!!!

Enfrente se encuentra un salón de té donde puedes disfrutar de un rico té moruno en un patio precioso…(es que soy adicta ^^) y viene muy bien para rebajar los excesos del restaurante anterior jajaja. En este sitio lo mismo, gran escalón en la entrada, pero si lo pides te ponen la rampa.


Y ya paro de hablar de comida, que parece que me pasé el fin de semana engullendo jijiji. Pasear por las callejuelas, a pesar del traqueteo, a mí me gustó mucho. Todo está lleno de tiendas de souvenirs y es imposible no echarle el ojo a algo. Antes no solía comprarme nada en mis viajes, pero ahora que tengo la nueva casa el gustillo de la decoración ha aflorado en mi interior y no puedo evitar echarle el ojo a cosas y pensar lo bonito que iba a quedar en cierto rincón. Aparte de que va a quedar bonito, siempre me va a recordar a ese viaje, por lo que hace especial el objeto. Yo me traje 3 cosas en la maleta (aparte de unas postales, que siempre me gusta traerme alguna de los sitios que visito): una preciosa caja de plata para mi madre, un farolito en forma de estrella y una funda de cojín. Las tres cosas estaban a buen precio, porque aunque me enamoré de un espejo precioso…vi que lo había en muchos sitios y mirando por internet lo encontré a la mitad de precio… ¡soy como Rastreator!  La tienda donde compré el farolillo era genial. Porque, aunque vendía cosas de recuerdos, era muy pequeñita, yo ni siquiera podía manejarme por la tienda, me quedé en la entrada mirando y diciendo a David que me fuera trayendo cosas. Me gustó porque tenía el encanto, no era la super mega tienda de souvenirs que te encontrabas por todos los lados, sino que era pequeñita y estaba abarrotada de cositas. El dueño además estaba casado con una marroquí y estuvimos hablando sobre Marruecos. Por mí me hubiera llevado todo, pero siendo selectivos nos trajimos un bonito farolito en forma de estrella.

¿Qué sería de la visita de un turista sin sus tiendas de regalos? El acceso a casi todas era un poco complicado. Algunas imposibles, otras con el escalón más rebajados…pero total, que aunque un paseo viendo cositas está divertido, a Córdoba se va a disfrutar de otras cosas.

 Regalo ideal para hipsters

La Judería es la parte que más me gustó. Por la C/ de los Judíos te encuentras la estatua de  Maimónides, un filósofo y médico judío cordobés que buscaba la verdad, el sentido de la vida,  el conocimiento y la razón que permite a los hombres ser mejores (sí, admito que he tenido que consultar la Wikipedia jejeje). La gente le tocaba los pies, no sé si es lo típico de “pido un deseo a ver si se cumple”, pero si todo el mundo lo hacía yo también quería…pero no llegaba(¡jo!).  Pero es un rinconcito con mucho encanto, la verdad. Al lado está el Zoco de Artesanía, donde hay una pequeña tienda artesana y sales a un patio muy bonito, con sus típicos maceteros azules, sus geranios y un pozo. Es lo más cercano que he estado de ver un “patio cordobés”, y seguramente no se parezca en nada. Si había patios abiertos, no los vi. Si sigues adelante te encuentras con la Sinagoga, que es muy chiquitita pero bien conservada. En la misma calle puedes ver la Casa Sefardí, que recoge la historia de los judíos Sefardíes y vas accediendo a diferentes salas donde se puede ver desde los rituales de la comida, mujeres influyentes o la historia de la Inquisición. A mí es una visita que me gustó mucho. Está bien adaptada, porque te ponen rampa de acceso y, además, han instalado un montacargas para poder acceder al piso superior. También tuvimos la suerte de poder escuchar al director de esta casa museo cantar canciones típicas y explicar las historias detrás de ellas. Estuvo divertido.  Os dejo con algunas fotos de este paseo 🙂

DSC01438BN

DSC01440K

DSC01447L

DSC01452

Detalle de la Sinagoga

DSC01467

 

Y este es un resumen de mi fin de semana. Supuso algún reto, pero eso lo hizo más interesante…Lo que peor llevé fue el viaje de vuelta a Madrid. Después de todo el día en la silla sin descansar, la hora y media de tren se me hizo infernal. Pero ya sé que para la próxima me las tengo que apañar de otra manera. Para eso sirven las primeras veces.

Me despido con unas fotos de los regalitos que me traje a casa, que os he hablado mucho de ellos, pero no los he enseñado. Me encantan 🙂

Anuncios

5 respuestas a “Entre las callejuelas de Córdoba

  1. Estoy tomando nota para cuando salga mi hijo de Toledo. Lo describes todo clarisimamente. He intentado q te lea pero me dice q aún no está para esto. Tiene fuertes dolores en las piernas (fantasmas). Tuviste tu? Te duraron mucho? Besos grandes y q sepas q soy gran admiradora tuya

  2. ¡¡Ay!! Menuda emoción…. Tengo un nudo en la garganta, mil gracias por esa preciosa dedicatoria. He tomado muy buena nota de todo, me voy mañana dispuesta disfrutar y con un montón de sugerencias de lo más interesantes. Sigue con este blog, Virgi, es un regalo para todos nosotros. ¡Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s